“¿Conoces a los escritores fantasmas?” por Arnaldo Jiménez

0
64

Miles de fantasmas recorren las redes sociales. Teclean furiosos, amargados, risueños, desesperados. ¿Fuman? ¿Se drogan? ¿Tienen una mujer esperándolos en la cama? ¿Qué los impulsa a desmaterializarse, a volverse humo en el sueño ajeno? ¿Cuáles razones los arrastra hasta dejarse revolver en las cenizas de los tabacos que no parecen desgastarse en las bocas de quienes los contratan?

En vano verterás cera en el molde de sus contratiempos. En vano colocarás una sábana encima que demarque sus contornos y puedas tener certeza de su altura, de su profundidad, de sus miserias. Ellos se multiplican y son tus esclavos, trabajarán para ti, puedes burlarte a escondidas o en sus propias caras; puedes humillarlos a distancia, hacerles entender quién es el que manda; muéstrales el poder que los borra.

Ellos no pueden reflejarse en los espejos, sus miradas se cambian por cifras; no escriben con sangre, sino con una despedida a sus propias palabras. No te enseñaré los pasos que debes seguir para que tengas tu propio fantasma escritor, este artículo está escrito con arrechera. Si quieres uno, métete en las redes y averígualo por ti mismo. No me jodas. ¿Acaso te conozco? ¿Tú no careces de nombre para mí? Entonces, si te da la gana, sigue leyendo.

 

Un fantasma para tus caprichos

De todo hay en las villas sociales del Señor: alguien desea escribir una serie de cómic; otro quiere escribir una novela policial; hay quien sueña con ser autor de un ensayo en torno a la figura de Buda o Jesús; aquel quiere ser especialista en arquitecturas antiguas, metamorfosis desconocidas del reino vegetal; terror, romance, poesía…, pero ninguno de ellos tiene el talento necesario para ser un buen escritor o un buen poeta. ¿Te sientes identificado? ¿Eres una de estas personas? No hay ningún problema, si tienes dinero, contrata a un escritor fantasma y este te sirve en bandeja de pantalla el libro apetecido.

Seguro estarás pensando que necesitas muchísimos dólares para llevar a cabo esta tarea; no es cierto, al menos que seas un artista o político muy famoso o importante y busques fantasmas por las alturas del reino virtual, en la que existen inmensas maquinarias dispuestas a escribir biografías y cualquier tema de tu preferencia en un tiempo record y, eso sí, este servicio fantasmal es excesivamente caro, porque serás distribuido por todo el planeta y serás traducido a veinte idiomas y de tu libro se venderán tres millones de ejemplares en menos de dos meses. Si no es este tu caso, hay opciones miles de veces más económicas, sin que esto signifique que los escritores fantasmas, por baratos, sean malos escritores; muchas veces ocurre lo contrario.

 

¿Dónde puedes encontrar escritores fantasmas?

Te aconsejo, sobre todo, que intentes localizarlos en aquellas naciones que están siendo golpeadas por erradas políticas económicas de sus gobernantes y, además, son víctimas constantes de las políticas certeras del Fondo Monetario Internacional y el congreso norteamericano. En estos países casi todos los escritores y poetas tienen una profesión por medio de la cual estuvieron sobreviviendo; pero ya estas profesiones igualaron en inutilidad al oficio de escribir y no pueden mantenerse ni con uno ni con otra.

Entonces cuentas con escritores que reciben pagos extremadamente miserables, inmersos en una progresiva devaluación monetaria por medio de la cual 50 dólares es una gran cantidad de dinero y están a tu disposición por bajos costos. Incluso puedes despreciar a uno, elegir otro, tienes libertad absoluta. ¿Te interesa?

 

LEE TAMBIÉN: “OYE, CHATO, ¿POR QUÉ NO USAS LA OTRA MASCARILLA?”

 

Autoría de fantasmas

La autoría es completamente tuya. Puedes vanagloriarte de tener un libro publicado. Has alcanzado uno de tus sueños, ya sabes que sí es posible hacer realidad las ilusiones; te faltaría tener un hijo y sembrar un árbol, para que alcances la perfección. Los escritores fantasmas no buscan sus imágenes, están condenados a ser el anverso, el dorso de los escritores de carne, hueso y dólares como tú; así que no tienes por qué preocuparte, puedes ostentar el título de escritor sin ningún problema; a ninguno de esos escritores se les ocurriría denunciarte o acusarte de plagio; no obstante, tienes medios legales de cómo obligarlo a no hacerlo; este juego está a tu favor en su totalidad.

Ahora bien, hablemos un poco en torno a esos valores que cada día son más fantasmales también: la honestidad, por ejemplo. Tú sabes que no has escrito nada; en el mejor de los casos, ofreciste unos cuantos lineamientos de lo que hubieses deseado escribir. Todo el mérito es de quien contrataste. En serio, ¿no te sientes mal por ser deshonesto? No justifico al escritor, hay quienes viven de esto y son sumas considerables las que reciben por ceder sus autorías; hay quienes lo hacen por las presiones económicas y la casi absoluta degradación de sus condiciones de vida; aquí hay justificaciones, aunque sean discutibles; pero en tu caso, ¿por qué lo haces? ¿Por qué demuestras la insuficiencia de tu alma de esa manera? No te has dado cuenta de que el verdadero escritor fantasma eres tú, ya que no tienes la capacidad material, emocional, ni las fuerzas creativas que te convoquen a una cita contigo mismo, a un encuentro con tu autenticidad, en un instante en el que no exista mediación del dinero. Casi no te veo. Careces de nombre. ¿Quién eres?

Escritores auténticos: ¡uníos!

 

***

 

Arnaldo Jiménez nació en La Guaira en 1963 y reside en Puerto Cabello desde el 1973. Poeta, narrador y ensayista. Es Licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales por la Universidad de Carabobo (UC). Maestro de aula desde el 1991. Actualmente, es miembro del equipo de redacción de la Revista Internacional de Poesía y Teoría Poética: “Poesía” del Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la UC, así como de la revista de narrativa Zona Tórrida de la UC.

Entre otros reconocimientos ha recibido el Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuentos Fantasmas y Aparecidos Clásicos de la Llanura (2002), Premio Nacional de las Artes Mayores (2005), Premio Nacional de Poesía Rafael María Baralt (2012), Premio Nacional de Poesía Stefania Mosca (2013), Premio Nacional de Poesía Bienal Vicente Gerbasi, (2014), Premio Nacional de Poesía Rafael Zárraga (2015).

Ha publicado:

En poesía: Zumos (2002). Tramos de lluvia (2007). Caballo de escoba (2011). Salitre (2013). Álbum de mar (2014). Resurrecciones (2015). Truenan alcanfores (2016). Ráfagas de espejos (2016). El color del sol dentro del agua (2021). El gato y la madeja (2021). Álbum de mar (2da edición, 2021. Ensayo y aforismo: La raíz en las ramas (2007). La honda superficie de los espejos (2007). Breve tratado sobre las linternas (2016). Cáliz de intemperie (2009) Trazos y Borrones (2012).

En narrativa: Chismarangá (2005) El nombre del frío, ilustrado por Coralia López Gómez (Editorial Vilatana CB, Cataluña, España, 2007). Orejada (2012). El silencio del mar (2012). El viento y los vasos (2012). La roza de los tiempos (2012). El muñequito aislado y otros cuentos, con ilustraciones de Deisa Tremarias (2015). Clavos y duendes (2016). Maletín de pequeños objetos (Colombia, 2019). La rana y el espejo (Perú. 2020). El Ruido y otros cuentos de misterio (2021). El libro de los volcanes (2021). 20 Juguetes para Emma (2021). Un circo para Sarah (2021). El viento y los vasos (2da edición, 2021). Vuelta en Retorno (Novela, 2021).

(Tomado de eldienteroto.org)

 

Ciudad Valencia