“El tiempo, no siempre el mejor aliado” por Ramón Toro

0
30
RAMON TORO-columna- Letras y Notas-bibliotecas y discotecas

Se escuchan con frecuencia las expresiones “El tiempo es el mejor maestro” y “El tiempo de Dios es perfecto”, sin embargo, en cuanto a algunos artistas, al conocer parte de sus historias, se aprecia que no la han tenido nada fácil y, por el contrario, este factor resultó ser causal de desesperanza, frustración, desdicha, desilusión y hasta de abandono en la búsqueda del logro de los objetivos trazados.

A otros les tocó pasar sin pena ni gloria en su época para luego, a destiempo, ser reconocidos y aclamados por sus obras. Con lo dicho no se quiere obviar el hecho de que a la cima se llega a través del esfuerzo, la paciencia y “el tiempo” necesario para alcanzarla, solo que a veces, aún con estos elementos, no se llega. A continuación me referiré a algunos casos donde el tiempo ha jugado un papel protagónico (para bien o para mal) sobresaliente.

El insigne compositor y organista alemán Johann Sebastian Bach (1685-1750) está considerado como una de las luminarias de la música clásica, en su obra está presente un profundo intelectualismo unido a una intensa religiosidad. Es considerado el genio de la unificación en la cual confluyen lo antiguo y lo moderno. Sobran razones para ubicarlo entre uno de los basamentos de esta trascendental música.

 

johann sebastian bach-Letras y Notas-Ramón Toro-el tiempo

A pesar del ingenio del maestro Bach, no siempre fue visto así como se le describe hoy en día, durante todo un siglo el trabajo y las joyas musicales de Bach fueron totalmente ignoradas y, por tanto, desconocidas para la inmensa mayoría. Fue gracias al compositor Félix Mendelsohn, quien el 11 de marzo de 1829, en Berlín, dirigió la interpretación de “La Pasión según Mateo” y en esa magistral e  histórica presentación confluyeron el nacionalismo del movimiento romántico alemán y el culto al arte de Bach.

 

También como aporte a su rehabilitación pública años antes, en 1802, el musicólogo Johann Nicolaus Forkel realizó la primera biografía sobre la vida, el arte y las obras de Johann Sebastian Bach, pero lo hecho por Mendelsohn representó el espaldarazo determinante para rescatarlo del olvido.

Unas de las obras más celebradas de Bach son los seis Conciertos de Brandemburgo, compuestos en la primavera de 1721, hechos y ofrecidos para el margrave Christian-Ludwig de Brandemburgo. Sólo Dios sabe cuántos posibles genios habrán quedado sin ser identificados, descubiertos o carentes del apoyo suficiente para sobresalir.

 

Buena Vista Social Club-el tiempo-letras y Notas-Ramón Toro

 

En otro contexto, ya para finales del siglo XX, a varios músicos cubanos ya ancianos, quienes vivieron años de gloria en su juventud y cierto reconocimiento nacional, y algunos más allá de la isla, les tocó vivir lo impensable gracias a un proyecto cuyos resultados, tal vez, sobrepasaron las expectativas de sus productores.

Me refiero a Buena Vista Social Club, una agrupación musical bajo la producción de los norteamericanos Ry Cooder y Nick Cold, quienes en 1997 reunieron a grandes glorias de la música popular cubana, las cuales ya estaban en su retiro y algunas no eran conocidas ni populares a nivel internacional, tal fue el caso de los vocalistas Ibrahim Ferrer, Francisco Rapilado (Compay Segundo), Eliades Ochoa (voz y guitarra), Omara Portuondo (la más reconocida internacionalmente), el pianista Rubén González, toda una institución del piano, pues tocó con Arsenio Rodríguez y las Estrellas de Areíto, entre otras agrupaciones de renombre; y el laudista Barbarito Torres, por solo mencionar los integrantes principales.

 

Buena Vista Social Club-el tiempo-letras y Notas-Ramón Toro 2

 

Estos artistas mencionados, paradójicamente, después de tantos años de dedicación en la música, fue a su avanzada edad y en el retiro cuando les llegó la fama y la popularidad a escala internacional, realizando una serie de giras a países y lugares jamás visitados en sus mejores momentos. Ellos pudieron tener un cierre de ciclo maravilloso a tantos años de trabajo no bien reconocido, valorado ni remunerado. Interesante apreciar (en algunos videos) el asombro del sonero Ibrahim Ferrer a su llegada a la ciudad de Nueva York, la cual nunca había visitado, y pensar que gracias a su música y a la de sus paisanos se gestó la llamada Salsa en esa ciudad.

 

LEE TAMBIÉN: “QUINCY JONES, UN EJEMPLO PARA EL ÉXITO”

 

Todos estos artistas, quienes formaron parte de este exitoso proyecto musical, decidieron, a diferencia de muchos otros, quedarse en su país asumiendo los retos que eso implicaba y rechazando el posible éxito que les aguardaría si abandonaban la isla. Ejemplo que, en su momento, dieron el gran Benny Moré, quien sí salió pero regresó, y la cantante y compositora Celina González, el pianista Chucho Valdés (director del Conjunto Irakere), entre otros.

En su mayoría estos integrantes del Buena Vista Social Club ya han fallecido, pero, por lo menos, el fruto de sus talentos no quedó engavetado y se fueron sabiendo que, a pesar de saborear el masivo triunfo pisando los 70 años de edad o cerca de ellos, estaban hechos para escenarios mayores. En definitiva, nadie sabe ni sabrá jamás con certeza cuando el Padre Tiempo será un verdadero aliado.

 

***

 

Ramón Emilio Toro Martínez (Caracas-Venezuela, 1966) es licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura, de la Universidad de Carabobo (UC) en 1993. Es también Productor Nacional Independiente y locutor con experiencia en el desarrollo de programas radiales sobre música afrocaribeña en la ciudad de Valencia, estado Carabobo: Ciento por ciento Natural, por Lago 91.5 FM; Letras y Notas, por Salsera 96.3 FM, y Óyelo que te conviene, por RNV Región Central 90.5 FM. Es autor del libro «Letras y Notas sobre la Música del Caribe» (2020), presentado en la FILVEN Caracas 2020 (Casona Cultural Aquiles Nazoa) como el único proyecto editorial independiente de ese año. 

 

Ciudad Valencia