«El uso de la poesía en la escuela» por Arnaldo Jiménez

0
48

El uso continuo de la poesía en la escuela básica se convierte en un proceso cuya finalidad es despertar a los estudiantes hacia sus propias potencialidades, la cuales poseen innumerables grados y velocidades. Cada alumno despertará de acuerdo al grado de profundidad que haya alcanzado la modorra que en él ha causado el proceso educativo, tanto formal como informal.

Las coincidencias entre: la miseria de espíritu que inducen los medios de comunicación y entretenimiento, el auge de la imagen prefabricada en los laboratorios de la idiotez mediática y los programas que abusan del uso de la memoria en la escuela básica, traen como consecuencia la producción de una subjetividad en serie: el estudiante, entonces, es un ser plano, que no se hace preguntas trascendentes para su vida, que se siente aislado de los demás, que puede tener éxito a través de la trampa y el camuflaje; es una persona que no le da importancia a los procesos creativos ni artísticos en cualquiera de sus expresiones, porque su alma no es tomada en cuenta en la escuela. En fin, una subjetividad que tiende a camuflarse de objetiva y a encontrar en el mercado las respuestas pragmáticas a los asuntos inmediatos que exige la sociedad.

El uso continuo de la poesía en la escuela básica trae como resultado un interés acrecentado por los asuntos del espíritu y de la resolución de problemas desde la madurez personal. El estudiante no tiende a sentirse separado ni de los demás ni de la naturaleza. Aprende a comprender la realidad desde sus propios esfuerzos cognoscitivos; aprende a captar en su mundo de vida las relaciones internas que se esconden a través de los velos de la apariencia.

El uso de la poesía en la escuela básica es un profundo cachetear el alma para que ascienda a nuevos valores más duraderos y auténticos. Con la poesía se puede alcanzar el más alto grado de atención y de concentración hacia el pensar; con el uso de la poesía en la escuela básica se equilibran las relaciones de la conciencia con el inconsciente; es decir, de lo conocido con lo desconocido, para que en una elevación del alma la conciencia se vuelva a reconocer en una escalada de la humildad de ser.

La poesía comienza a reunificar las contradicciones, los opuestos psíquicos (memorizar y crear, unificar y totalizar; unir y separar; captar lo lejano en lo cercano, lo bello en lo feo, lo feo en lo bello, el horror en lo normal, lo normal en el horror, etc.) el estudiante se acecha a sí mismo en lo que tiene más allá de las lógicas establecidas.

La relación docente-estudiante se libera de las trabas que produce el impartir enseñanzas teniendo como norte la obtención de notas, tengan estas el literal o el puntaje que tengan; las notas son tributarias de las relaciones comerciales entre las personas; al igual que en el mercado, en el aula se obtiene una ganancia a cambio de…, de convertir el saber en mercancía contable y cambiable; las notas son, en verdad, una pérdida de tiempo cuando se ha tocado el fondo de la pedagogía: preparar el alma para los asuntos materiales de la sociedad y preparar al cuerpo para los asuntos del espíritu.

 

LEE TAMBIÉN: “LA ALEGRÍA EN EL RECREO (Y III)”

 

El uso continuo de la poesía en la escuela básica estimula la confianza entre los estudiantes y los docentes; nada hay que pueda establecer lazos más sólidos entre ellos, más allá del tiempo y las distancias, siempre quedarán esos lazos de búsquedas de sí mismos guiados por las palabras.

El uso continuo de la poesía en la escuela básica desarrolla la inteligencia sensible y doma a la razón a su servicio, tanto en docentes como en estudiantes; no es un mero rimar las entonaciones o solo declamar los poemas de diferentes autores, es un proceso de creatividad, de descubrir lo que no sabemos que podemos descubrir; ese es el significado de la palabra creatividad, la innovación como búsqueda. Copiar moldes es solo eso: copias de copias.

La poesía es práctica y teoría espontánea y personal de los poderes místicos del ser humano; ligadura a lo divino sin el dogma que aprisiona; libertad de ser inconmensurable, incognoscible; misterio actuante, enigma andante.

 

***

 

Arnaldo Jiménez nació en La Guaira en 1963 y reside en Puerto Cabello desde el 1973. Poeta, narrador y ensayista. Es Licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales por la Universidad de Carabobo (UC). Maestro de aula desde el 1991. Actualmente, es miembro del equipo de redacción de la Revista Internacional de Poesía y Teoría Poética: “Poesía” del Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la UC, así como de la revista de narrativa Zona Tórrida de la UC.

Entre otros reconocimientos ha recibido el Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuentos Fantasmas y Aparecidos Clásicos de la Llanura (2002), Premio Nacional de las Artes Mayores (2005), Premio Nacional de Poesía Rafael María Baralt (2012), Premio Nacional de Poesía Stefania Mosca (2013), Premio Nacional de Poesía Bienal Vicente Gerbasi, (2014), Premio Nacional de Poesía Rafael Zárraga (2015).

Ha publicado:

En poesía: Zumos (2002). Tramos de lluvia (2007). Caballo de escoba (2011). Salitre (2013). Álbum de mar (2014). Resurrecciones (2015). Truenan alcanfores (2016). Ráfagas de espejos (2016). El color del sol dentro del agua (2021). El gato y la madeja (2021). Álbum de mar (2da edición, 2021. Ensayo y aforismo: La raíz en las ramas (2007). La honda superficie de los espejos (2007). Breve tratado sobre las linternas (2016). Cáliz de intemperie (2009) Trazos y Borrones (2012).

En narrativa: Chismarangá (2005) El nombre del frío, ilustrado por Coralia López Gómez (Editorial Vilatana CB, Cataluña, España, 2007). Orejada (2012). El silencio del mar (2012). El viento y los vasos (2012). La roza de los tiempos (2012). El muñequito aislado y otros cuentos, con ilustraciones de Deisa Tremarias (2015). Clavos y duendes (2016). Maletín de pequeños objetos (Colombia, 2019). La rana y el espejo (Perú. 2020). El Ruido y otros cuentos de misterio (2021). El libro de los volcanes (2021). 20 Juguetes para Emma (2021). Un circo para Sarah (2021). El viento y los vasos (2da edición, 2021). Vuelta en Retorno (Novela, 2021).

(Tomado de eldienteroto.org)

 

Ciudad Valencia