Si bien el nombre chotacabras se asemeja al del ser conocido como chupacabras, entre ambos no hay la menor relación. Mejor dicho, sí la hay, porque el verbo chotar es sinónimo de chupar y mamar.

Tal relación, sin embargo, es solo nominal, porque ni el ave con existencia real ni el monstruo ficticio hacen lo que señala su denominación popular.

El chotacabras es un ave trepadora nocturna, de plumaje entre grisáceo y rojizo, cuyas distintas especies están distribuidas por casi todo el mundo. La más conocida de tales especies es el Caprimulgus europaeus, que reside no solo en Europa sino también en África y Asia.

chotacabras-pico abierto-Carrusel de curiosidades-Armando José Sequera

Su nombre proviene de una antigua creencia según la cual esta ave se alimentaba con leche de cabra y oveja. Se pensaba que el chotacabras lactaba directamente de ambos animales, aprovechando las ocasiones en que las madres daban de mamar a sus crías.

La creencia tuvo su origen en la proximidad que se observaba entre las aves y el ganado caprino y ovino. Pese a que partía de una idea absurda, según la cual el ave pasaba a ser mamífera, fue aceptada por tantas personas en los campos que dio nombre a la especie.

Tal idea persistió hasta hace poco tiempo, cuando se descubrió que en realidad el chotacabras se alimentaba con los insectos que circunvolaban a las cabras o se paraban sobre ellas. Su alimento favorito son las polillas y las mariposas nocturnas, insectos por cierto que son diferentes y no los mismos, como también se cree popularmente.

chotacabras-pico abierto-Carrusel de curiosidades-Armando José Sequera

El descubrimiento de la dieta habitual del chotacabras, sin embargo, no modificó el nombre de esta pequeña con alas. Como máximo, mide 24 centímetros y pesa apenas 70 gramos.

Y aunque no lacta de los mamíferos alrededor de los cuales se mueve, que podría considerarse su mayor atractivo, hay otro aspecto de su vida que la torna única: la facultad de ver por la boca.

Durante cientos de miles o millones de años, en la cavidad bucal del chotacabras ha ocurrido un hecho único y extraordinario: el adelgazamiento paulatino del paladar. Este se ha hecho tan delgado que permite el paso de estímulos luminosos hasta los ojos.

 

LEE TAMBIÉN: “Plantas carnívoras: cazadoras inmóviles”

 

De no ser porque la textura de los tejidos del paladar tamizan la luz y porque su actividad cazadora transcurre entre el final de la tarde y el inicio de la noche, el chotacabras podría ver lo que come, directamente desde el interior de su pico.

chotacabras-pico abierto-Carrusel de curiosidades-Armando José Sequera

Al chotacabras también se le conoce con el nombre de papavientos, debido a que se desplaza por el aire con el pico abierto. Esto se debe a que, mientras vuela, atrapa a los insectos que come, gracias a que alrededor del pico cuenta con una serie de plumas muy sensibles que, como bigotes de gato, delatan la cercana presencia de sus presas. Cuando estas hacen contacto con alguna de esas plumas, el chotacabras termina de abrir el pico y las engulle.

Por cierto, en eso de abrir el pico ninguna otra ave le gana, ya que su cavidad bucal se ensancha de tal manera que puede alcanzar ángulos próximos a los 180 grados, igual que las boas, las anacondas y los cocodrilos. Dada la familiaridad entre los reptiles y las aves, podríamos decir que se trata de los cocodrilos del aire.

 

***

 

la mansedumbre-Armando José Sequera-Carrusel de curiosidades-Guzmán Blanco

Armando José Sequera es un escritor y periodista venezolano. Autor de 93 libros, todos publicados, gran parte de ellos para niños y jóvenes. Ha obtenido 23 premios literarios, ocho de ellos internacionales (entre otros, Premio Casa de las Américas, 1979; Diploma de Honor IBBY, 1995); Bienal Latinoamericana Canta Pirulero, 1996, y Premio Internacional de Microficción Narrativa “Garzón Céspedes”, 2012).

Es autor de las novelas La comedia urbana y Por culpa de la poesía. De los libros de cuentos Cuatro extremos de una sogaLa vida al gratén y Acto de amor de cara al público. De los libros para niños TeresaMi mamá es más bonita que la tuyaEvitarle malos pasos a la gente y Pequeña sirenita nocturna.

«Carrusel de Curiosidades se propone estimular la capacidad de asombro de sus lectores».

 

Ciudad Valencia