«Velocidades» por Armando José Sequera

0
51

La mayoría de las personas a la que le gusta las altas velocidades, y conduce por las carreteras como si solo ella las usara, ignora que, sin moverse, permaneciendo quieta en un lugar, viaja a 37,5 veces la velocidad del sonido.

¿Cómo, si están quietos? Viajando a bordo de la nave espacial que es nuestro planeta. Éste se mueve alrededor del Sol a la increíble velocidad de 107.000 kilómetros por hora o, lo que es lo mismo, a 1.800 kilómetros por minuto.

El sonido se mueve a 800 metros por segundo, es decir, a 48 kilómetros por hora. Ambos números palidecen ante los 29,8 kilómetros por segundo o, lo que es igual, los 1.800 kilómetros por minuto que gastamos en movernos alrededor de nuestra amada y muy necesaria estrella.

 

LEE TAMBIÉN: «LA VERDADERA PRIMOGÉNITA»

 

Aun mayor es la velocidad a la que se mueve el Sol –y con él todos los planetas, satélites, asteroides y cometas que lo orbitan–, por la Vía Láctea. Lo hace (hacemos) a 249,55 kilómetros por segundo, esto es, a casi diez veces la velocidad de la Tierra girando en torno suyo.

¿Por qué no salimos disparados en todas direcciones por acción de la inercia? Gracias a la fuerza de gravedad del planeta, que nos atrae hacia su centro y nos convierte en viajeros plácidos, que disfrutamos –o deberíamos hacerlo– de la extraordinaria nave espacial donde hemos nacido.

 

***

 

Armando José Sequera es un escritor y periodista venezolano. Autor de 93 libros, todos publicados, gran parte de ellos para niños y jóvenes. Ha obtenido 23 premios literarios, ocho de ellos internacionales (entre otros, Premio Casa de las Américas, 1979; Diploma de Honor IBBY, 1995); Bienal Latinoamericana Canta Pirulero, 1996, y Premio Internacional de Microficción Narrativa “Garzón Céspedes”, 2012).

Es autor de las novelas La comedia urbana y Por culpa de la poesía. De los libros de cuentos Cuatro extremos de una soga, La vida al gratén y Acto de amor de cara al público. De los libros para niños Teresa, Mi mamá es más bonita que la tuya, Evitarle malos pasos a la gente y Pequeña sirenita nocturna.

«Carrusel de Curiosidades se propone estimular la capacidad de asombro de sus lectores».

 

Ciudad Valencia / Foto del autor: José Antonio Rosales